martes, 28 de julio de 2009

A PROPÓSITO DEL 28 DE JULIO. Un poema crítico de un personaje políticamente incorrecto.





PERÚ, COSA SERIA
Al modo de Luis Felipe Nué


Un país que es cosa seria
Un país de muertos porfiados. Donde los verdaderamente vivos tienen poco que hacer
como no sea asesinar a los muertos porfiados.
Un país arena.
Un país donde viajar por la geografía es viajar por la historia.
Un país donde la gente segura tiene miedo con razón.
Un país sin renuncia e irrevocable.
Un país por exorcisar
Un buen lugar para morir.
Un país que ara en el mar, pero no en vano.
Un país de teólogos incrédulos.
Una oficina de compromisos.
Un país en salmuera.
Un país gratuito.
Un país por traducir.
Un país donde todos quieren ser algo distinto a lo que son.
Un país entre paréntesis.
Un país agradecido.
Un país que convierte en héroes a quienes quieren salvarlo: es decir, los mata.
Un país de masturbadores.
Un país malogrado.
Un país por lograr.
Un país de logreros.
Un país sin adolescencia.
Un país donde ser adulto es una forma de traicionar la propia infancia.
Un país de entretenimientos pasivos.
Un país donde la alegría avergüenza.
Un país a lomo de mula.Un país donde alguien pregunta ¿Quién soy? Se lo dicen, pero también se equivocan.
Un país donde todos los mitos son crueles... y la realidad es peor.
Un país por cantar.
Un país que se lo merece todo, pero no lo consigue.
Un país donde el joven quiere ser adulto (o lo obligan) y el adulto un playboy.
Un país que necesita un almirante para sus caballitos de totora.
Un país donde la tristeza es antigua.
Un país de locos sueltos, donde la cordura es inmoral.
Un país que inventamos.
Un país que practica todas las obras de misericordia.
Un país con dos veranos.
Un país que llama ser libre a la marginación.
Un país donde hay muchos que valen la pena. Pero son los más.
Un país en que la codicia termina en el cinismo.
Un país dividido entre los que ya son y los que quieren ser: satisfechos.
Un país donde la cultura es un modo de ser y un modo de no hacer.
Un país que premia la simulación.
Un país interrumpido. Donde los Incas no fueron imperio, los conquistadores feudales,
ni lo burgueses, burgueses ni los apristas, paristas, ni el socialismo socialista.
Un país cíclico, siempre dispuesto a devorarse.
Un país salmón que para sobrevivir nada contra la corriente.
Un país incierto, violento, miedoso.
Un país a punto (¿de qué? -De cualquier cosa- Pero que ya no aguanta ser lo que es).
Un país donde la honestidad no es más que un arribismo dubitativo.
Un país que hace de la broma un sustituto de la rebeldía.
Un país cerámica.
Un país donde el amor debería ser una preparación.
Un país vertical, pese a todo.
Pablo Macera, 1984.
La única forma de celebrar el 28 de julio es haciéndonos más preguntas sobre nosotros mismos. Somos una ¿nación? sui géneris, de (mal)hechura singular al estilo de los Anderson o Matos Mar. Somos un país que ha dejado de leer a otros, (gracias, Morsa). Somos todavía un país a descubrir y reinventar.
Sencillamente, Somos un poderoso enigma social.
(*) La foto, Mónica Sanchez, vistiendo a la patria.

1 comentario:

Dr. C. Thorpe dijo...

¡Que estas fechas traiga a todos grandes oportunidades de segmentación de mercado local y un próspero posicionamiento de productos de bandera! ¡Felices Fiestas Patrias!