jueves, 7 de octubre de 2010

POR FIN


El Nobel para Vargas Llosa. Muchos creíamos que no viviríamos para verlo. Después de tantas decepciones y ciertas explicaciones que condenaban el otorgamiento del galardón a nuestro novelista, finalmente los suecos atracaron.

Y, en caliente, algunos comentarios.

Primero, la renuncia de Vargas Llosa a presidir la comisión del Museo de la Memoria acompañada de una tajante carta a Alan García fue un gol de media cancha para el particular partido que la nominación vargallosiana jugaba en Estocolmo. Ojo, no digo que esto fuera consciente y que la renuncia de Don Mario obedeciera a un vulgar y maquiavélico manejo instrumental. Sencillamente ese fue un gesto que lo honró frente al mundo entero e hizo que se ganara el reconocimiento incluso de sus adversarios. Algo totalmente distinto a sus broncas ideológicas con Günther Grass, de sus broncas menos prosaicas con Gabriel García Marquez, su declarada antipatía a los franceses, sus rabietas cuando tocaba jugar papeles incómodos (la campaña electoral contra Fujimori, su problemático sitio en el jurado del Festival de Venecia, etc.) o ese doctrinarismo neoliberal que llegaba a empachar de tanto repetirlo.

Segundo, el hecho que él haya cosechado el primer Nobel para el Perú significará una inyeción de tremenda autoestima para ciertos sectores del país. Mutatis mutandis, ha sido como cuando Machu Pichu fue selecionada para las nuevas maravillas del mundo. Son sectores que creen que el Perú marcha bien, esta creciendo económicamente y ha vuelto a posicionarse favorablemente en la escena internacional. La concesión del Nobel es otra medalla más a ese Perú que tiene los mejores paisajes del mundo, las mejores oportunidades para cualquier inversionista extranjero, los mejores índices de crecimiento en Latinoamérica y, claro está, la mejor cocina del planeta. Y ahora dirán por ahí, que encima tenemos la mejor literatura del continente...

Argumentos que, ustedes lo saben, discrepo y aborrezco puesto que ese discurso enmascara una realidad menos feliz: Somos el país con los mayores índices de desigualdad económica, el peor gasto social en Sudamérica, la mayor cantidad de horas extras no pagadas del mundo, una sonrojante tasa de desnutrición infantil y unos indicadores de comprensión lectora y razonamiento matemático que nos dejan en los sótanos de América Latina.

Y más de uno que lea este párrafo ya me estará llamando antiperuano, picón o resentido. Normal, en este país estamos acostumbrados a barrer las verdades debajo de nuestras alfombras.

Tercero, si en un ambiente tan dividido como fue el famoso Congreso de Narrativa de Madrid, todos los escritores (incluso los que se las daban de combativos, andinos y revolucionarios) se peleaban por tomarse la fotito con Vargas Llosa; ya pueden imaginarse ahora la cantidad de hombres de letras dentro y fuera del país (amén de ayayeros, ahijados y hueleguisos que nunca faltan en el Perú de hoy) que explotarán su cercanía (real, académica, ideológica) para promocionarse y darse humos. Vamos, que recomiendo separar toda una tribuna del Monumental de Lima para que quepan todos los que babean por retratarse con el que ya será considerado "El Peruano del Segundo Milenio". Y, como en el Perú no tenemos memoria y aquí no pasa nada, se repetirá esta foto.

Sin embargo, hay motivos por los cuales estoy muy feliz con el Nobel a Don Mario:

Posiblemente, a los jóvenes, les devuelva el gusto por la literatura y el placer de escribir. En un país donde la oralidad, la cultura audiovisual y las nuevas tecnologías han arrinconado a la palabra escrita; el Nobel servirá para devolver -aunque sea un poquillo- el prestigio perdido de este hermoso arte. Y, ojalá, ese gusto por las letras no siga atrapado en los círculos acomodados limeños y pueda romper las proverbiales barreras discriminatorias de este país, extendiéndose el cariño por los libros al interior del Perú. Ojalá los chicos de diversas provincias sigan apostando por ser escritores y que los escritores del interior tengan mayor audiencia (audiencia en sus lugares de origen, que ya sabemos que en Lima apenas si nos fijamos en ellos).

Y, finalmente, a ver si esta pueda ser una oportunidad en que los libros de Vargas Llosa se puedan vender a un precio ascequible. Libros legales, subvencionados por el sector público, pulcramente editados y que puedan competir contra la poderosa industria pirata patria. Que, estas chicas puedan adquirir una bonita edición de La Tía Julia y el Escribidor (con prólogo de Javier Ágreda) a tres solcitos o Conversación en la Catedral (con prólogo de Miguel Gutiérrez) a no más de cinco lucas. Al actual gobierno el gasto de esas iniciativas les costaría muchísimo menos que esa carísima y cosmética remodelación del Estadio Nacional, remodelación hecha para colmar la egolatría presidencial y para que Shakira tenga un escenario de presentación más chic.

Que Varguitas se ponga otra vez de moda, que las tribulaciones del Poeta se comenten en los colegios, que sin salir de aulas polvorientas y cerros arenosos viajemos al Alto Marañón, al barrio de La Gallinacera y a los sertones del nordeste brasileño. Y que en las universidades regresemos nuevamente a los debates (esa gimnasia intelectual tan abandonada en muchos claustros) acerca de esa contradictoria, atormentada y retorcida imagen del Perú que él dibujó en Lituma en los Andes.

Se acerca el Año Arguedas. Y será excitante que volvamos a leer lo que pensaba Don Mario del autor de Los Ríos Profundos. Que volvamos a confrontar dos maneras de sentir la literatura. Y, sobretodo, que estudiemos esas dos formas distintas -¿antagónicas?- de entender este país.

Este país que ahora celebra su primer Nobel.


Nota de la imagen: Así como muchos prefieren al joven Haya de la Torre, cuando era un "pichón de cóndor" (en palabras de Vallejo) antiimperialista y creyente de la revolución; yo prefiero el joven Varguitas que hacía mil oficios para mantener a su familia, quien pudo terminar sus primeras novelas gracias a los generosos adelantos de Carmen Balcells, que vivió esa época feliz del boom carteándose con toda una hermosa generación de escritores y que, rescatando del olvido a Carlos Oquendo de Amat, afirmaba una literatura comprometida con su tiempo y sus utopías:

Las mismas sociedades que exilaron y rechazaron al escritor, pueden pensar ahora que conviene asimilarlo, integrarlo, conferirle una especie de estatuto oficial. Es preciso, por eso, recordar a nuestras sociedades lo que les espera. Advertirles que la literatura es fuego, que ella significa inconformismo y rebelión, que la razón del ser del escritor es la protesta, la contradicción y la crítica. Explicarles que no hay término medio: que la sociedad suprime para siempre esa facultad humana que es la creación artística y elimina de una vez por todas a ese perturbador social que es el escritor o admite la literatura en su seno y en ese caso no tiene más remedio que aceptar un perpetuo torrente de agresiones, de ironías, de sátiras, que irán de lo adjetivo a lo esencial, de lo pasajero a lo permanente, del vértice a la base de la pirámide social (...) La vocación literaria nace del desacuerdo de un hombre con el mundo, de la intuición de deficiencias, vacíos y escorias a su alrededor. La literatura es una forma de insurrección permanente y ella no admite las camisas de fuerza. Todas las tentativas destinadas a doblegar su naturaleza airada, díscola, fracasarán. La literatura puede morir pero no será nunca conformista.



11 comentarios:

María dijo...

Efusivo y cariño artículo.También celebro desde Madrid el nobel otorgado a nuestro compatriota. Tampoco comparto sus ideas neoliberales, lo cierto es que, gracias a él me inicié con la literatura a los 13 años, después de leer La Ciudad y los Perros, quedé atrapada y ya nunca más pude apartarme de la literatura.
Gracias por compartir tus sentires.
Un abrazo,

carmen dijo...

Terry:¡Un buen trabajo!
Hola mi gran amigo Javier, me alegra por el artículo escrito, pero más a un el trabajo que realizas con los niños y jóvenes en Pamplona y otros.
yo no festejo este Premio Nobel, soy peruana, pero Mario Vargas LLosa renuncio a esta patria hace mucho tiempo,cuando fracasó en los noventa y salio corriendo para España y se nacionalizo. Hay mejores escritores que él, yo hubiera querido que le den el Premio Nobel A José María Arguedas. Pero en fin, el Jocker (MVLL) de patria esta con mucha suerte. Espero que el Premio Nobel se lo dedique a los niños peruanos, como lo haces tú con tu tiempo y paciencia. Leí los versos de los niños y me ha estremecido el corazón... estoy con mi seudónimo espero que sospeches ¿Quién soy?

Anónimo dijo...

Terry:¡Un buen trabajo!
Hola mi gran amigo Javier, me alegra por el artículo escrito, pero más a un el trabajo que realizas con los niños y jóvenes en Pamplona y otros.
yo no festejo este Premio Nobel, soy peruana, pero Mario Vargas LLosa renuncio a esta patria hace mucho tiempo,cuando fracasó en los noventa y salio corriendo para España y se nacionalizo. Hay mejores escritores que él, yo hubiera querido que le den el Premio Nobel A José María Arguedas. Pero en fin, el Jocker (MVLL) de patria esta con mucha suerte. Espero que el Premio Nobel se lo dedique a los niños peruanos, como lo haces tú con tu tiempo y paciencia. Leí los versos de los niños y me ha estremecido el corazón... estoy con mi seudónimo espero que sospeches ¿Quién soy?

CARLOTA YAURI dijo...

Hola Javier Te felicito por tu blog ya que últimamente veo que estàs tratando interesantes. Sigue en esa lìnea.

Mi opiniòn al respecto del novel otorgado a Mario Vargas Llosa, pues te digo que como peruana me llena de orgullo y como escritora me llena de ilusiòn. Vargas Llosa es un gran escritor y un escritor emblemàtico de nuestro paìs, pero aparte de eso, es una persona con un gran caràcter, firme en sus convicciones, muuy seguro de sì mismo que no teme decir lo que piensa. Ahi, lo vemos cuando en el año 87 saliò al frente cuando Alàn Garcìa estatizò la banca, cuando fundò el FREDEMO, y ùltimamente su renuncia irrevocable a la direcciòn del museo de la memoria. Me parece que es un gran guerrero.

Como escritora, me llena de ilusiòn. Ya que me hace ver que con disciplina y con constancia todo se logra. Pero hay que trabajar muy duro y no desfallecer jamàs. Ojalà como tù dices sus libros se vendan a precios màs acequibles y no solo los suyos sino tambièn los de otros escritores, pues hay libros carìsimos y a veces por falta de dinero no los podemos adquirir.

Carlota Yauri

anabel garcilazo dijo...

hola.. sñor Javier,muy interesante su blog,aqui emocionada por el premio nobel que fue otorgado a MARIO VARGAS LLOSA, un gran escritor que durante muchos años simepre brindo todo lo que podia, me refero a sus libros, libros que hoy en dia son utilizados como muestra de esñanza,esfuerzo, etc.la vez que lei los cachorros dije huau que manera de scribir y mire muchos como yo dijeron eso, y por eso lo tiene bien merecido ese premio nobel, ya se staban tardando jajaj y eto es un punto mas para la literatura peruana bye cuidese

Basilio Ignacio dijo...

A mí no me alegra ni mucho menos que Vargas haya ganado un Nobel cada vez más desprestigiado.

Esto acrecienta la distancia entre el Perú oficial, rico y occidentalizado y el Perú profundo, indígena, real y empobrecido por siglos de marginación, robo y genocidio, por parte de los representantes del primero, cuyo representante más preclaro es ahora premiado por la ultraderecha mundial.

Yo no tengo nada que celebrar. Vargas Llosa murió después de Conversación en la Catedral y eso ya es decir bastante, hoy es un escritor en decadencia y el abanderado de los malcriados del mundo.

Literariamente ni siquiera logra sobresaltar a las choclonas.

Basilio Auqui Salvatierra

Juan Nunura dijo...

Llegué a este interesantísimo blog luego de clicklear el enlace que Ricardo Ayllón puso en su facebook. Leí este acertado artículo y lo considero el más sensato que se ha escrito en torno a la obtención del premio Nobel de MVLL. Manejo un medio escritor de periodicidad mensual y en nuestra edición Octubre me gustaría reproducir este artículo consignando los respectivos créditos. Podría ser eso posible estimado escritor?. Espero su respuesta a lampazos@gmail.com

Rosario Francisca dijo...

Vargas Llosa dirà algo de la infamia que se vive ahora mismo en su paìs?

El día de ayer se presentó con la complicidad de todos los canales de televisión una escena realmente vomitiva y sublevante. Después de cuatro días de ocurrido el incidente de la cachetada de alias Presidente al reservista Richard Gálvez León, aparece un supuesto supervisor de limpieza del Rebagliati, un sujeto llamado Oscar Rachumi Luna que se autoinculpa por el cachetadón a Gálvez León y además justifica su actitud violenta, amparándose en un supuesto sentimiento de cólera por la agresión a alias Presidente y entonces salió en defensa del honor (sic) de Alan García, alias Presidente.

La Conferencia de prensa en la que ha sido presentado este sujeto apellidado RACHUMI LUNA (ojo no olvidar estos apellidos) fue presidida por un petimetre que se presenta como director del hospital Rebagliati, llamado WALTER HIGUERAS, quien cumplió solícitamente su papel de padrino del tal RACHUMI LUNA, un sujeto a todas luces mendaz y malvado.

¿Cuànto cuesta la decencia en el Perú? ¿Cuànto le han pagado a este pobre infeliz sin madre esposa ni hijos, por enmierdar su apellido de tal manera? ¿Mil soles, cinco mil soles, un yaris del año? Porque así se compran conciencias miserables en este pseudopaís de la vergüenza.

El APRA actúa con la mayor impunidad, con absoluto cinismo y con la total complicidad de los medios de comunicación: ni el primo misio (hijo de la cocinera) de Vargas Llosa, el corrupto fujimontecínico Raúl Vargas de RPP, ni el hijo tarado de Thorndike, ni los idiotas de Canal N ni ningùn otro, tienen el coraje de denunciar este vil montaje que pone una vez más en evidencia el carácter psicopático de Alan García y la montaña de mierda que anida en ese partido de homosexuales rateros y cobardes que es el APRA.

Alan García, alias Presidente, quien tiene antecedentes por atacar a gente indefensa y en condiciones de alevosía y ventaja (recuérdese el caso de la matanza de los penales por los que todavía tiene una deuda pendiente con la justicia internacional, la matanza de Bagua, el se van ellos o me voy yo, el patadón aleve al retrasado mental en una marcha y el rostro de alias Presidente, ebrio de odio, racismo y locura, el insulto a los maestros, a los trabajadores, a los indígenas de la Amazonía) no ha tenido ni siquiera la decencia de agradecer al sirviente que ha salido a autoinculparse.

Alan García Pérez, alias Presidente, es ladrón, asesino, mentiroso, cínico y cobarde. Esperò pacientemente que prescriban sus crímenes por lesa humanidad para regresar al Perú y hacerse reelegir en elecciones amañadas en complicidad con los poderes fácticos de este corral.

Como si todo esto no fuera suficiente, más asqueroso es lo que hace ese juececillo corrupto Javier VILLA STEIN: esta rata mayor del Poder Judicial, que en varios años no ha encarcelado a un solo aprista corrupto y más bien ha encubierto el chuponeo de Bussines Track, nos llama PAÍS DE MARICAS (a ver, a ver, dónde chicha están mis amigos gays del MHOL, que siempre se quejan de homofobia) y no sólo justifica el cachetadón de alias Presidente, si no que además sugiere puñetazo y juicio contra el valiente reservista que tuvo el coraje de enrostrarle al asesino y ladrón psicópata en su cara pelada y la de sus rambos cholos, la verdad que todo el Perú repite a una sola voz: ¡Alan ladrón, corrupto y asesino!


R.V.G.

Anónimo dijo...

hola javier espero te acuerdes de mi soy maribel de ica.muy ineresante el blog .al igual que muchos contenta por el premio a vargas llosa,es verdad cuando dices que este reconocimiento motive a muchos jovenes entre ellos porsupuesto me encuentro yo.de esa manera pueda nacer muchos escritores que ahun estan dormidos.cuidate bye

Anónimo dijo...

hola javier espero te acuerdes de mi soy maribel de ica.muy interesante el blog .al igual que muchos contenta por el premio a vargas llosa,es verdad cuando dices que este reconocimiento motive a muchos jovenes entre ellos porsupuesto me encuentro yo.de esa manera pueda nacer muchos escritores que ahun estan dormidos.cuidate bye

TxominGoitibera dijo...

"...yo prefiero el joven Varguitas [...] y que, rescatando del olvido a Carlos Oquendo de Amat, afirmaba una literatura comprometida con su tiempo y sus utopías"

Yo también lo prefiero, el de antes de que se jodiera Zavalita.

Pero me vas a perdonar el Off topic: ¡¡Cinco goles que le ha colado el Barça al Mandril!! 5-0. La releche.Todavía lo estoy celebrando.